EL LÍDER – OPOSITOR: ¿Se puede ser líder de uno mismo?

el líder
¿SE PUEDE SER LÍDER DE UNO MISMO EN LAS OPOSICIONES?

Esa es una pregunta que me hizo un alumno cuando inició el estudio de las materias para ser servidor público. La pregunta me pareció muy inteligente, ya que aparentemente ser líder tiene relación con el resto de un equipo de trabajo o de ocio o de cualquier actividad en que haya una pluralidad de personas.

Y la respuesta debe ser que sí, claro, uno puede ser líder en el estudio de su propia oposición.

– Pensemos qué características asoman en la personalidad de un liderazgo:

Tener conocimientos sobre la materia que pretende liderar. Debemos liderar sobre territorio conocido y el opositor tiene la obligación de dominar los temarios que son objeto de su estudio. Sin conocimiento no hay valor, y por tanto no hay aprobado ni nada que aportar.

Valentía en la resolución de problemas. A lo largo de la preparación nos pueden surgir obstáculos que nos pueden parecer insalvables; pensemos en una pérdida de trabajo, en una ruptura sentimental, en una enfermedad transitoria… ante tales hechos, el líder- opositor acciona su madurez y responde con proporcionalidad a la nueva situación, sin perder la calma y sin restarle esfuerzo e interés a su estudio, previamente desdramatizando la nueva situación.

Asumir responsabilidades: el opositor asume las consecuencias de su decisión: quiero ser funcionario, quiero tener una vida digna y agradable, quiero ser servidor del ciudadano… pues no queda otra opción que responder a ese maravilloso reto con mis armas de opositor: esfuerzo, confianza, trabajo, convicción en mis posibilidades. Con ello voy cubriendo mis responsabilidades y construyendo mi aprobado.

El buen líder escucha a los demás; muchas veces nos creemos en la posesión de la verdad, por falta de humildad. El líder-opositor sabe que no lo sabe todo, por tanto es inteligente oír a gente con más experiencia, o más saber en determinado asunto y de esa manera podemos aumentar nuestra visión global para acercarnos al objetivo. Pensemos en que podemos mejorar nuestros resúmenes, nuestra alimentación, nuestros esquemas, el aprovechamiento del tiempo… sólo dialogando, leyendo, escuchando seremos capaces de ser más eficaces.

Motivar a tu equipo de trabajo es tarea primordial del líder; como opositores nuestro equipo de trabajo pueden ser tanto los amigos que opositan con nosotros  como nuestra familia más cercana. Es muy trascendente que haya armonía con las personas que suelo tratar, por tanto su cercanía debe ser un punto de apoyo para mi estudio y nunca un muro en mi  preparación.

Como vamos viendo, sí que podemos ser líderes de nosotros mismos, liderando el entorno tanto físico como psíquico.

EL LÍDER – OPOSITOR: ¿Se puede ser líder de uno mismo?
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Enseñar
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Contact us
Ocultar