EN LAS OPOSICIONES EL ALUMNO EXITOSO ES EL ALUMNO PACIENTE

el alumno

A los profesores nos sorprende que el alumno venga a informarse de las oposiciones con unas ideas un tanto confusas, seguramente ocasionadas por la desinformación que ha recibido en instancias no muy recomendables. Algunos pretenden que les des incluso tiempo exacto en que serán ya funcionarios públicos, como si todo el proceso de convertirse en servidor de las administraciones dependiera del profesor.

¿EL ALUMNO DEBE ACELERAR SU PREPARACIÓN?

Las prisas son las peores consejeras del buen alumno. Opositar es sencillamente elegir aquella profesión que te fascina, que te alienta, que te motiva y a partir de esa decisión seguir los pasos recomendados por los buenos profesionales: voluntad, constancia, método y convicción en aprobar si hemos seguido esos pasos y no nos hemos dedicado a buscar atajos poco eficaces.

Si tenemos como objetivo ser policía o funcionario de justicia o auxiliar administrativo, el alumno  debe saber que hay un programa que entender y asimilar, venciéndolo sin prisas, con ánimo de aprender, ir formándonos durante ese trayecto de estudio para ser profesionales de valía, madurando nuestra mentalidad encaminada a  un fructífero servicio público, visualizando nuestras funciones en el futuro que nos espera.

Pero dando tiempo al tiempo, y no hay nada mejor que aprovecharlo según nuestras posibilidades reales de horas dedicadas a su estudio y la determinación en nuestro objetivo.

Aprovechar el tiempo  con un método definido de estudio: a eso se llama estudiar eficazmente, de forma circular como hacemos en Opomix, sabiendo que lo que estudie no se me va a olvidar porque lo estaré revitalizando constantemente.

¿QUÉ CONSECUENCIAS PROVOCA LA PACIENCIA EN EL ALUMNO?

El buen estudio provoca en el opositor un optimismo justificado y moderado, con lo que el sentido del tiempo cambia a nuestro favor: vemos que el tiempo cunde, nuestro ánimo está fuerte, nuestras convicciones y autoestima van tocando altura.

El alumno ha  ido avanzando en el temario sin ansiedad, con paciencia y esfuerzo al alimón, de tal manera que estamos en un periodo de tiempo prudencial preparados para afrontar la prueba definitiva: materializar en las pruebas el dominio de nuestras emociones y sentimientos, el sello ganador del buen opositor.

EN LAS OPOSICIONES EL ALUMNO EXITOSO ES EL ALUMNO PACIENTE
5 (100%) 24 votes

Deja un comentario


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Enseñar
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Contact us
Ocultar