CÓMO AFRONTAR PSICOLÓGICAMENRE UNA OPOSICIÓN ANTE LAS INCIDENCIAS COTIDIANAS

oposición

El estudio de una oposición puede llevar un tiempo prudencial para aprobarla. Dependerá del tipo de oposición, su temario, el proceso selectivo, el número de plazas, todo ello cuestiones de carácter objetivo. Pero normalmente lo que hace que la oposición se alargue o se acorte son situaciones subjetivas, es decir, aquellas que dependen de nosotros, los opositores.

Por eso es muy aconsejable, desde el inicio, saber que nos enfrentamos a un periodo a medio plazo, que puede variar entre uno y dos años de término medio, y serán nuestros comportamientos y recursos puestos a nuestro favor los que finalmente dictaminen la cantidad de meses que vamos dedicar a ese estudio para alcanzar nuestra profesión.

¿QUÉ OCURRE EN LA OPOSICIÓN SI NOS ENCONTRAMOS DISTINTAS SITUACIONES QUE INCIDEN EN NUESTRO ÁNIMO?

Puede ocurrir, como de hecho suele pasar en la vida ordinaria, que durante ese trayecto estemos expuestos a distintas situaciones que pueden incidir sobre nuestro estado de ánimo. A lo largo de esos meses nuestra vida continua su curso y por tanto podemos estar sometidos al proceso de cualquier vida ordinaria: pensad en una enfermedad que nos habilita algunos días para nuestra finalidad que es el estudio, la ruptura que podemos tener durante ese tiempo con nuestra pareja, que obviamente nos puede condicionar durante unas semanas ya que no somos máquinas, el alejamiento de una amistad importante para nosotros, un pequeño accidente que suponga parar unos días nuestra actividad de estudio… en fin, que como es lógico la vida sigue su curso y los opositores también estamos condicionados por nuestras circunstancias.

Ante tales acontecimientos, debemos actuar con madurez: es decir, debemos responder de forma proporcional y equilibrada al problema que se nos plantea, sin dramatizar la situación, sabiendo que en cualquier caso todo es superable, que nuestra actitud positiva y determinada más el paso del tiempo inexorable harán que volvamos a nuestra ordinaria presencia de ánimo.

Recuerdo la ruptura sentimental de Lucía, una alumna muy capaz, que por divergencias con su pareja tuvo que abandonar el noviazgo. Al principio se mostró nerviosa y vulnerable, pero rápidamente entendió que era mejor estar sola que no con una pareja con la que tenía constantes discusiones que la interferían en su estudio. Una vez alcanzado la serenidad, su estudio fue mucho más fluido y hoy es funcionaria pública. Por cierto, con otro novio más comprensivo con el estudio de ella.

CÓMO AFRONTAR PSICOLÓGICAMENRE UNA OPOSICIÓN ANTE LAS INCIDENCIAS COTIDIANAS
Vota

Deja un comentario


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Enseñar
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Contact us
Ocultar